Turismo rural | Viajes invisibles

Alcolea de las Peñas

Alcolea de las Peñas

HISTORIA
Perteneció, desde la reconquista, a la jurisdicción y comunidad de Tierras de Atienza, rigiéndose por su Fuero, y quedando siempre, como la villa cabeza del terrítorio, bajo el señorío directo del Rey de Castilla. Ya en el siglo XIX, el 29 de agosto de 1817, el rey Fernando VII le concedió el título de Villa. En su término se han encontrado importantísimos restos de antiguas épocas.

Concretamente en el paraje denominado ¿el Perical?, que es un cerro prominente, han aparecido restos de cerámica campaniforme, con motivos decorativos geométricos, incisos, fechables en la Edad del Bronce, de hacia 1400-1200 antes de J.C. Se trata de un antiguo castro o poblado celtibérico, al cual perteneció la necrópolis hallada y excavada en el lugar denominado ¿Valdenovillos?, en la que el marqués de Cerralbo encontró numerosas sepulturas y de ellas extrajo muchos ajuares y preseas artísticas (fíbulas, broches, cerámica, armas, etc.) que actualmente se conservan en el Museo Arqueológico Nacional. El estudio de estas piezas ha llevado recientemente a situar la datación de esta necrópolis celtibérica correspondiente a la Edad del Hierro, entre los siglos VII al III a de J.C., teniendo su época de mayor auge hacia el siglo V a. de a.C.

También en su término se encuentra los escasos restos de un antiguo poblado medieval, perteneciente también a la Tierra de Atienza: se trata de Morenglos, del que hoy subsiste solamente la espadaña románica de su antigua iglesia, que muestra haber sido magnífica, dada la altura y calidad del sillar con que está construida. Es una bella pieza de espadaña románica, de remate triangular con huecos para las campanas, fue utilizado en el siglo XVI para construir el templo de San Juan del Mercado, en la plaza mayor de Atienza. Al pie de estas ruinas de Morenglos pueden verse unas curiosas tumbas antropomorfas, algunas de tamaño pequeño, para niños, correspondientes al cementerio medieval de este poblado, con elementos más antiguos aún, incluso visigóticos.

PATRIMONIO
Muy cerca del pueblo de Alcolea de las Peñas se muestra el llamado castillo que no es sino un conjunto de cuevas o refugios tallados en las rocas, de muy antiguo origen, y que en tiempos históricos sirvieron de cárcel. Presentan en la cima de la roca en que están talladas algunos restos de muro y fortificaciones, todo ello de escasa importancia. La iglesia parroquial está dedicada a San Martín Obispo. Aparece aislada en el centro del pueblo. Fue originariamente románica, y luego rehecha y ampliada. De lo primitivo presenta su bella espadaña, apoyada en fuerte muro de sillar, con remate triangular. El interior, de una sola nave, es reforma del siglo XVI. Conserva un interesante retablo plateresco.

El pueblo mantiene aún gran cantidad de edificaciones de un puro estilo autóctono, correspondiente al grupo de la arquitectura popular de la Tierra de Atienza, con casas construidas totalmente en piedra, asentadas, en este caso, sobre basamentos de roca uniforme. En los alrededores del pueblo de Alcolea de las Peñas, se puede disfrutar de hermosos paisajes, entre ellos el conocido con el nombre de “El Picazo” donde aparece un conjunto de rocas de curioso aspecto.

Foto © Teresa Díaz Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Twitter