Turismo rural | Viajes invisibles

Fuentelviejo, una mirada desde lo alto

fuenteelviejoPodemos llegar desde Guadalajara por la N-320, cojiendo junto a la desviación hacia Pastrana la empinada y tortuosa carretera que hasta Fuentelviejo asciende.

Podremos admirar desde allí la vega del arroyo Pra y el valle del Tajuña con armuña al fondo, e incluso hacia el noroeste ver a Horche en lo alto de un monte. La situación en lo alto permite un clima saludable. Olivos, cereales y girasol se cultivan en los campos de los altos hacia el sur. Hay asimismo fuentes con buen agua y alguna pequeña huerta con frutales.

Aunque inicialmente perteneció al común de Guadalajara acabó siendo villa en 1430 a la vez que entregada al señorio del primer Conde de Tendilla. En esta rama de los Mendoza estuvo hasta la Constitución de 1812.
retablo_fuentelviejo.gif
La iglesia de San Miguel del siglo XVI es de traza irregular, bóvedas de crucería tardogótica, hermoso altar central con pinturas, tres pequeños retablos en el interior y una torre. Desde el pretil que la rodea la vista es excelente. Cerca encontraremos una pequeña ermita dedicada a San Isidro Labrador a la entrada subiendo por la carretera y otra dedicada a La Soledad en el camino de tierra que une Fuentelviejo con Tendilla (abajo en el valle). Aún se conserva el Lavadero con su fuente al inicio del descenso hacia la N-320.

A los amantes del senderismo les podríamos animar a parar en la cercana Tendilla, salir camino de Guadalajara y a poco desviarse a la izquierda, cruzar el arroyo y subir por el ancho y empinado camino hasta Fuentelviejo. A buen paso es una hora escasa. El sendero nos permitirá observar la flora y fauna alcarreña con romero, espliego, espartera, los olivos bajos y quizá perdices y algún conejo. En el cerro del Olivillo hay una extraña piedra circular de unos dos metros de diámetro y un metro de alta. El regreso queda a elección del viajero que puede observar desde lo alto las distintas posibilidades.
fuentelviejo.jpg
Este pueblo de algo más de medio centenar de habitantes empadronados conserva como antaño la franca y amable bienvenida al visitante al que se ofrece un refrigerio sin que se eche de menos la falta de un bar (que sólo abre en fiestas). Las patronales se dedican a San Roque entre el 14 y el 18 de Agosto, incluyendo encierro y corrida en la plaza donde se citan los vecinos con visitantes y los fuentelviejeros de corazón que conservan allí su segunda vivienda.

1 Response »

  1. Fuentelviejo … con solo subir al alto de la machacadora, mirar al cielo y respirar, notas como la paz entra dentro de ti y te llena el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Twitter